[carrera] Galarleiz Mendi Maratoia

Puede parecer malo, en mi caso me vino bien, coger un autobús para desplazar al personal hasta la línea de salida, 40 kilómetros más allá en San Pelayo. Y digo me vino bien porque vas mirando el paisaje, charlando sobre lo divino y lo humano, tontás del correr y más. Vas viendo esa frontera natural entre las provincias de Burgos y Bizkaia por donde discurrirá parte de la prueba, lugares que se te encoge el alma por no tener una décima parte de ellos para poder entrenar. En casa nos limitamos a la cuesta de la ermita, subida ‘n’ veces que por arte de birli birloque te permiten hacer maratones de montaña.

En San Pelayo, abrazo a Juanma Agejas, sensei (先生), referencia en el mundo del corremontes, que fuera mi entrenador en las tardes de Aluche. A su lado MariCarmen. Me habla de unas muertes, no entiendo, mezclo sus noticias con las últimas que yo tenía y no consigo comprender que en un período de 72h el Mont Blanc ha querido llevarse varias almas guarrameñas, entre ellas las que él me habla, compañeros de club, compañeros del Tierra Trágame. El domingo nunca pensé que fuera así, sigo pensando que no le he entendido bien, solo la vuelta a casa y echando un vistazo en facebook me pone al cabo de la calle, desgraciadamente.

Mientras, seguimos con los últimos preparativos, atarse bien las xodus, dejar mochila, evacuar, trotar para no salir de 0, sonreir, desear suerte en la carrera. Toda la parafernalia de ultimísima hora para, pum, a por los 42. No voy, las patas me dicen que es una puta bendita locura, que soy un temerario por meterme otra maratona sin apenas entrenar. El balance de la temporada se basa en 1h de spinning a la semana y una vez puestos los dientes largos con Galarleiz (mi inscripción se hizo a finales de junio) intentar darle algo de forma para no morir en el intento. Unas repeticiones y unas salidas de domingo con los compañeros del Quinto Aliento, unas probatinas a mediodía por mi admirado Valdelatas, entre las que incluyo una con Jorge. En definitiva 3 semanas con 4/5 días de entrenamiento que me dejan en un mar de dudas, como últimamente es costumbre en las carreras a las que he podido asistir. Aún así, primera subida y decido, toda vez que recuerdo la primera parte del perfil de la carrera, no parar de trotar. Mucha gente andando pero yo no, morir matando dicen.La carrera es, o eso me parece, muy corrible, hay que tener cuidado y pensar que quedan kilómetros por delante porque de lo contrario a más de uno le puede pasar factura. Por mis partes voy sin mirar el reloj, disfrutando del recorrido, usando los bastones en las subidas (en MaMoVa los eché en falta debido a la falta de entrenos) y trotando en las bajadas. Paso por Zalama, Lamana, el Balgerri, en todas toco cumbre, no me gusta llegar a una cumbre y no dar las gracias simbólicamente por estar allí. Caen los kilómetros. No me entero, he pasado la media maratón y sigo vivo, disfrutando, incluso me atrevo a tirarle para abajo nada más pasar el Burugüeño. Terreros, el Kolitza, la brutal bajada por la que hoy sufren mis cuádricep,s antes de comenzar la subida a la Garbea.Y, aquí me siento correr sufriendo, en la cima de la Garbea he divisado enfrente el Prado de Martintxu pero nada más lejos de la realidad, éste queda a 5 largos, eternos, pestosos y jodidos kilómetros. No hay muro, ojo, no. Hay cansancio, falta de entreno, falta de tiradas largas.  Increiblemente las patas van pero el corazón me pide tranquilidad, lentitud, reposo y mesura, como decimos en Los Paquetes, intento que la Pruden y la Constan no me abandonen ahora.

Equipación diurna, con medalla, 42 kilómetros después.

Miro para arriba y qué veo, ahí está el tan temido Prado de Martintxu, pues no es para tanto, 300 metros con un desnivel del 31%, si una barbaridad pero solo de 300 metros. Para arriba que vamos, corono al trote y miro por primera vez el reloj, me veo por debajo de lo previsto. Bajo de 6 horas, ¡la hostia! e incluso a lo tonto hago realidad un chisme del foro, me hago un sub-mayayo me digo y le tiro, al trote, los últimos 5 kilómetros. Entro en la meta en Zalla sonriendo, nadie me quita de la cabeza a Ani. Cada paso que he dado en esta 33ª ha sido gracias a ella, a que he hecho varios domingos mañaneros de soltero pudiendo ir a entrenar y a que me he escapado un fin de semana hasta Euskadi a correr. Gracias amor.

Anuncios

4 comentarios sobre “[carrera] Galarleiz Mendi Maratoia

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑