[previo] Galarleiz Mendi Maratoia

Parte 1 del Previo

A 6 días de enfrentarnos con los 42k del Maratón Alpino Galarleiz asaltan las dudas, no de cómo hacerlo, no de cómo uno debe tomarse un maratón más con unos entrenos cogidos con alfileres pero encadenando unas últimas semanas relativamente decentes: metiendo cuestas, circuitos largos con cuestas, series cortas y algún rodaje cercano a las 2 horas. Digo que asaltan las dudas sobre el palizón de coche desde casa hasta la línea de salida y meta, mínimo 6 horas 6 de viaje de ida y otras tantas de vuelta con no menos de otras tantas de carrera y otras pocas de sueño entre medias 6 x 4 = 24h para una carrera. Me pregunto si me hago mayor pero me dan unas ganas terribles de no ir, de quedarme en casa con los míos, a los que estos días veraniegos envidio por sus piscinas y tardes de perreo en el sillón mientras yo me formo como quiromasajista por las tardes en Madrid. Veo este último fin de semana y las horas para disfrutarlos se me quedan cortas, no vale con acostarse a las mil ni madrugar para entrenar, se pasan las horas y no logras sacar tiempo para ver sus sonrisas, escuchar sus historias, ver cómo crecen, cómo van, dice aquel, para adelante: ansia de vivir.

Perfil Galarleiz
Perfil Galarleiz

Así que éso vengo a contar. Tengo ante mi un palizón de carretera para hacer 42k cuando llevo meses quejándome amargamente de por qué hay que salir fuera a hacer estas barbaridades con las que algunos nos gusta darle zapatilla y traigo 42k, perdón por anticipado, a tomar por el culo de casa. Indignante lo mío.

Parte 2 del Previo

Y efectivamente la cosa salió tal cual, viaje exprés La Mancha-Euskadi para participar en la Galarleiz Mendi Maratoia, uno de los maratones por monte con más solera de la península ibérica (la primera edición data de 1995) y fuera de lo que pudiera parecer el nombre no tiene escondido una traducción del euskera ni de ningún otro idioma. Galarleiz es la suma de la primera parte de los apellidos de los organizadores Pedro Galarza y su primo, Luisfer Leizea. Así de simple y así de bonito, sería como montar en Euskadi un tinglado con mi primo Luis y llamarlo palarri 50 km mendi-lasterketa (no me dés ideas, jajajaja), hasta quedaría guapo ¿no?.

La cosa, que me voy por las ramas y nadie me para, viaje exprés, que no por exprés dejan de ser 600 kilómetros, cena con los buenos amigos Sergio y Elena (mucho ánimo con esas malas noticias laborales que seguro llevan detrás el mejor de los caminos para el futuro) y a preparar la equipación nocturna. En casa eché de todo para no olvidar de nada y asegurarme ropa ante cualquier climatología, digamos, extraña. La cosa pintaba que pantalón corto, manga corta (gracias a los amigos de Corriendoporelcampo), manguitos (para primera hora) y gorra. Como buena veleta, decido no ponerme las, otras veces obligatorias, necesarias y recomendadas pantorrilleras, pa-so ¿es que no tenemos una musculatura que ejerza su trabajo?

Equipación nocturna
Equipación nocturna

No suena el reloj. Apago la alarma, ya despierto, mientras desayuno mirando cara a cara la famosa campa de Martintxu, 300 metros de prado que dicen tiene el 31% de desnivel y aseguran deja marcado para siempre. Resulta esclarecedor verla con anterioridad pues a pesar de ser, y parecer, brutal, una vez vista baja su cotización, no asusta más que los tubos del MAM, el cortafuegos del MaMoVa o el arrastradero del GTP. Meto entre pecho y espalda dos panes de leche con unas lonchas de gorrino, bebo zumo de arándanos y remato el desayuno con un yogur. Ya he terminado de recoger la cama y tengo el vehículo preparado para ir desde la zona de acampada a la zona de meta donde salen los autobuses para San Pelayo (salida del maratón). Llamo a Sergio, hacemos los cuatro kilómetros hasta Zalla donde tomamos un café (1’30€, AL LORO!!!).

 

editado 17 de julio de 2012 para incluir una segunda parte al previo.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. mayayo dice:

    “Si te entiendo maestro, es por lo bien que te explicas” Así me decía mi padre cuando mis razonamientos eran tan cristalinos como estos tuyos.
    Moraleja: Levanta la cabeza y tira a Zalla a pasarlo bien, al ritmo que sea (que mas da) y disfrutar del gran ambiente y paisajes de la carrera. Y luego…que arda Troya. (O Madrid misma, si los mineros cumplen con sus amenazas, vaya)

    1. cabesc dice:

      Sabiduría en estado puro 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s