3 horas 11 minutos 14 segundos


Y me conformo con correr. De mañana le decía a Ana que de verdad lo que quería era correr, que el tiempo me daba igual, que lo importante era participar y terminar bien, nunca sufriendo y todas esas cosas que por un momento las gentes del correr decimos para quitarnos algo de presión. Y es lo que he hecho durante toda la carrera, disfrutar de cada kilómetro de este maratón de Donosti que además me ha dejado una nueva marca personal, si, la del título, la que me deja a tan sólo 1 minuto y 15 segundos de ser sub 3h10, que es donde dicen Luis, Esteban y Sergio que está básicamente la diferencia entre crack y catacrack, el abismo de bajar de 2h45 o de subir por encima de las 3 horas y 10 minutos, ¿eso decís?


Ayer también encontré el momento en el que sufrir, del kilómetro 37 al 39 no sé qué tiempo hice pero me dieron la impresión de ser muy lentos, y aunque también es verdad que anduve varios kilómetros, pasado el 30, rondando unos 5 segundos por encima de lo previsto y sacado de un grupo, creo haber mantenido la cabeza fría y no me cebé en seguir con ellos con los que tan bien fuí hasta entonces.

Me queda una sensación de pálpito de haberlo hecho muy bien, de estar haciéndolo bien, sin prisas. El corazón me insinúa que todo marcha perfecto y la cabeza me dice también que esta es la manera en que hay que comportarse.

Voy a hacer un corta/pega de algo que escribí esta mañana, a primera hora, casi en caliente y que debería mantener entre mis principios activos de esta historia del correr:
“Las sensaciones cojonudas al terminar, sin molestias y muy entero, sabiendo que podía haber arriesgado un poco más al principio pero sin saber el desenlace con lo que muy muy muy contento. Si os digo la verdad cada vez que corro un maratón me siento más cómodo y eso es culpa de tener la cabeza muy fría y aplicar los aprendizajes de gente como vosotros y vuestra experiencia, es un lujazo. Además sabéis, por que lo digo siempre, que no tengo ninguna prisa por hacer marcas, lo que quiero es seguir corriendo muchos años y no llegar a aborrecerlo, tal y como se ve en la cara de algunos cuando cruzan la meta en un maratón, no tengo la sensación de decir no volveré a correr otro maratón, todo lo contrario.”

Y para corroborar todo lo dicho: el antes, durante y después con las fotos arriba expuestas de un día alegre, en el que tiene un lugar preferente, muy por encima de las marcas, los ranins y esto del correr, cada acompañante y en concreto ayer, y va otra más, Ana.

Anuncios

5 comentarios sobre “3 horas 11 minutos 14 segundos

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑