Lo que necesitas es un escudo chaval.

Debo ser (sic) una de las pocas personas que bajo el sobrenombre de un nick tiene escudo propio. Determinado por el afán de las personas en recortar las cosas, áquel me llega de una manera fácil con la ayuda de google/imágenes, y es por ello que encuentro parte de los ancestros de mi identidad de internauta, de forero y por qué no de blogero, que no globero. Es como crear la necesidad de buscarse a uno mismo donde más fácil resulta en estos días del siglo XXI, internet me ha puesto la excusa y la solución.

Lo que no termino de encontrar es la estabilidad en las piernas. Una estabilidad que me debe llevar, Castillos mediante, hasta el maratón donostiarra, donde además querría acercarme lo más posible a las 3 horas 10 minutos, ya que dicen que es llana y que han vuelto al circuito del récord, no sé si desoyendo a los organizadores de Mapoma que nos dieron en abril una lección de cómo convertir algo difícil en algo más difícil, además de feo claro (lo único que se salvo de Madrid fue la llegada en el Parque de el Retiro, y la compañía durante los 42’195 metros). A lo que iba, esa estabilidad de la que no termino de hablar se puso en entredicho la mañana del 23 de septiembre en Ciudad Real en la cocina mientras preparaba una ensalada para darle el gusto al estómago, y en un giro inesperado y brutal sonó un clack que me trae hasta hoy por el camino de la medio amargura, medio por el dolor que tenía, se fue y ha vuelto con mayor fuerza, y medio por lo contento de cómo se iban dando los resultados: desde el clack, he hecho mis dos mejores marcas en medio maratón.

Resulta que a vueltas siempre con la pierna/pie izquierdos, ahora es la derecha la que no ceja en el empeño de hacerme parar unos días, sniff. Así que me he puesto manos a la obra y he encontrado una pequeña solución: el escudo que necesitaba para poder continuar, pero esto será despues de unos días de descanso, hielo, traumeel, etc. Volveré y cuando lo haga me gustaría encontrarme las cosas y los entrenos tal y como los dejé, jejé.

Anuncios

Un comentario sobre “Lo que necesitas es un escudo chaval.

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑